Cette page est imprimée depuis le site de Bruno Regnier
http://www.bruno-regnier.com

Les
ensembles

 
Accueil » Les ensembles » X'TET » Au Large d'Antifer » au large d'antifer

AU LARGE D'ANTIFER

Dernière modification le
08/02/11 à 12:34

X'TET/Bruno Regnier

« Au large d'Antifer » es una puesta en música de la pintura de Louis Gagez, sobre una serie de cuadros creados desde 2004 hasta hoy.

En el trabajo de Gagez, la música se manifiesta por su soplo romántico como parte integrante del cuerpo mismo de la pintura.
La similitud de los procesos de creación del pintor y del compositor (ideas, materias superpuestas, rascadas, lijadas, borradas, búsqueda de la transparencia...) está planteada como condición previa a las improvisaciones de los solistas del X'TET, sus extrapolaciones sin cesar renovadas sobre una música construida como una deambulación del visitante-oyente a lo largo de la exposición.
Después de su encuentro con Buster Keaton o Douglas Fairbanks, con Marc Buléon o con los bailes de múltiples continentes, le X'TET sitúa este nuevo programa al cruce de las Artes y de confrontación de lenguajes que caracteriza el proceso de Bruno Regnier.


Prensa
Les DERNIERES Nouvelles du Jazz - Décembre 2009 - Jérôme Gransac
29 novembre 2009 - Scène Nationale d'Orléans

Sébastien TEXIER (Saxofón alto et Clarinete), Rémi DUMOULIN (Saxofón tenor y Clarinete), Olivier THEMINES (Clarinete), Alain VANKENHOVE (Trompeta), Matthias MAHLER & Jean-Louis POMMIER (Trombón), Alexis THERAIN (Guitarra), Frédéric CHIFFOLEAU (Contrabajo), Matthieu DESBORDES (Batería), Pablo PICO (Percusiones), Bruno REGNIER (Composiciones et Dirección)
Conocemos bien a Bruno Regnier : musico, arreglador, compositor, director de orquesta. Conocemos bien a sus X'TET y CineX'TET, "media gran" formación con geometría variable, uno da rienda suelta a las ganas de su creador (la última en CD es Suite de danses) el otro pone en música películas de Buster Keaton y The Mark of Zorro de Fred Niblo con Douglas Fairbanks, que se mostrará en los días próximos y del que podremos ver y escuchar una representación en vivo al cine Balzac en Paris el próximo 13 diciembre.
Pero, minusvaloramos su talento de compositor. Sobre la Escena Nacional de Orléans, Bruno Regnier ha puesto en música las pinturas de un joven artista: Louis Gagez. (ndr: Mejor decirlo en seguida, no he deseado adjuntar una foto de una pintura - aunque ganas no me faltan - de Gagez, porque esta foto no destacará el placer sorprendente que he podido experimentar acercándome lo más cerca de las obras en la pequeña galería de la Escena Nacional de Orléans justo antes del concierto del X'tet. Hace falta verles de verdad, frente a si mismo y estremecerse.
Entendemos en seguida de donde Bruno Regnier ha sacado la inspiración para componer "A lo largo de Antifer". Antifer es un faro en lo alto de un acantilado de Fécamp y el único cuadro de Gagez que lleva un nombre. Lo que notamos en sus pinturas: es la inexplicable impresión de relieve de las figuras sobre un lienzo liso. Después hay la vida que se prodiga sobre el lienzo, el movimiento de los elementos de los paisajes - que sea el mar enfurecida o un desierto caótico - el tenebroso ambiente donde experimentamos -sin identificarle verdaderamente - esta belleza tranquilizadora y feliz, este halo coloreado, como una visión iluminada. Gagez tiene un secreto: trabaja en la oscuridad de su lienzo, lo colorea de un zumo blanco, después rasca, lija, esculpe y recorta su pintura. El resultado es entusiasmático.
Este proceso de trabajo original ha sido un elemento activador para Bruno Regnier: ha encontrado una correspondencia con su manera de componer. El mismo lenguaje de trabajo.
¡Qué exigente es poner pinturas contemporáneas en pintura! Es necesario encontrar un hilo conductor, ilustrar la música para suscitar las ganas de verles. Durante el concierto, un video está proyectado. Muestra las pinturas de Gagez desde todos los puntos de vista; con filtros de colores, escondidos en la oscuridad o sobre-alumbrado. Descubrimos la mano de un joven maestro manipular los colores, dar golpecitos en el lienzo, triturar los pinceles y esculpir la pintura. Las imágenes conducen al espectador a domar los sonidos para asociarlos con los lienzos: arbóreo de clarinete que evocan ambientes sofocantes, tempestuosas trompetas y granizos en percusión, puesto de pintura sobre trombón largo, picores de pinceles para clarinetes guasones.
Con todos los medios, Regnier exhibe los ambientes, las trascendencias a veces: algunas que percibimos, otras que adivinamos. Sobre todo, el compositor ha entendido todo de la obra del artista. Primero oscura o opaca - es la primera impresión de las pinturas de Gagez - su música se hace dulcemente pop, nos lleva en su swing sutil y nos hace entrar en el corazón de los engranajes del lienzo... Al mismo tiempo que el concierto, Regnier pone de relieve el aspecto alegre y resplandeciente de la pintura de Gagez: este pequeño lado misterioso que nos atrae. Inexplicable. Más que una puesta en música, Regnier se ha puesto al servicio de la pintura con una proposición musical tranquilizada y lamida - desviándose de una interpretación libre en la música - donde percibimos olores, calores y vientos. Regnier pone en música nuestros sentidos.